El libro de Isaías

jueves, noviembre 09, 2006

Los nombres de Maruja Vieira


En sus contados y calificados libros de poesía, entre ellos, Campanario de lluvia, Los poemas de enero, Palabras de la ausencia, Clave mínima, Mis propias palabras, Tiempo de vivir, Sombra del amor, Los nombres de la ausencia, siempre apareció como Maruja Vieira. Y muchos siempre la hemos llamado, con afecto, Marujita. Lo que pocos sabían era que Marujita no era Maruja, sino María. Lo descubrimos el 1 de noviembre, en la sede del Concejo de Bogotá, cuando el poeta Hugo Cortés, como maestro de ceremonias, leyó el acuerdo en virtud del cual dicha institución la condecoraba con el más alto grado de la orden José Acevedo y Gómez, a instancias del concejal Emel Rojas. Las razones de la alta distinción son las mismas que llevaron a la Fundación Mujeres de Éxito a publicar, a comienzos de este año, uno de los mejores libros de Maruja Vieira, Los nombres de la ausencia, con el sello de Ediciones San Librario, e ilustraciones de Manuel de Montalvo y Correa.
¿Pero cuándo la escritora, que nació en Manizales en 1922, comenzó a ser Maruja? Me lo dice en esta carta de ayer 8 de noviembre: “Creo que sabes la historia de que María Vieira White, como yo firmaba en aquel lejano 1943, llegó hasta cuando Pablo Neruda me sugirió que eran demasiadas vocales, y que el White no venía al cuento”.
Tal vez, después de haber consagrado su vida a una poesía sobria, sustantiva, inteligente, que rasguña la historia y que nombra las cosas y los seres humanos en su tiempo presente, Maruja Vieira misma se haya asombrado de ser, en la plenitud de sus años (y de su poesía, que no decae), María Vieira White, a pesar de las vocales y de Pablo.
Recomendamos leer sus palabras dichas al recibir la condecoración. Y leer sus libros. Este poema que trascribo, pertenece a su libro Los nombres de la ausencia:
“Encontré al viento
hojeando tu libro
Andrés Caicedo.

¿O serías
tú mismo?”

1 Comments:

At 12:30 p. m., Blogger Martha Cecilia Cedeño Pérez said...

Estupendo leer tus notas de aquí y de allá y saber que no obstante la tragedia que se evidencia por esos lares la vida sigue (no faltaría más)y la creación se convierte en una salida, en una magnífica esperanza. Leo tus textos con alegría, Isaías, con rima y todo.
Un abrazo,
MC.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

karaoke CDs
Click Here